[BARCELONA] Campaña recogida de juguetes

La semana pasada el Banco Obrero Solidario de Alimentos empezó en Barcelona la campaña de recogida de juguetes con la colaboración de diferentes establecimientos.

En los próximos días anunciaremos la entrega de estos.

cartel-barrio-recojida-de-juguetes

Anuncios

Gran recogida de alimentos 2016 o cómo lavarle la cara al capitalismo.

Ayer, domingo 28 de noviembre, la cadena de televisión La Sexta emitía un reportaje en el programa de Jordi Évole, Salvados, a cerca de la cadena de supermercado Mercadona. (http://www.lasexta.com/programas/salvados)

Mercadona (“mercat de la dona” en catalán) se fundó en 1977 y desde entonces no ha parado de crecer comprando otras cadenas de supermercados, almacenes, empresas de distribución, etc. A día de hoy Mercadona cuenta con un total de casi 1.600 supermercados y 76.000 trabajadores. Es la segunda empresa familiar más grande de España superada solo por El Corte Inglés. Es la decimocuarta empresa más grande  de distribución mundial y la empresa cuyo volumen de crecimiento de ventas solo ha sido superado por Wal Mart, empresa de EEUU de cadena de almacenes, y una de las mayores empresas que cotizan en bolsa de todo el mundo.

El programa de Salvados destapaba algo que muchos de nosotros ya sabíamos, y que no era otra cosa que Mercadona, la empresa de la multimillonaria familia Roig, como cualquier otra empresa, ha crecido a costa de la vulneración de derechos laborales de los trabajadores, del control del mercado y la imposición de sus reglas para ganar el máximo beneficio posible. Algo que sus propios directivos y representantes confirmaron con sus largos e incómodos  silencios y su desconocimiento general de cualquier realidad embarazosa por la que eran preguntados.

¿Y que tendrá que ver Mercadona con la red de Bancos de Alimentos de España y su campaña de recogida de alimentos?

Muy fácil. Que la hipocresía que esconde Mercadona, es la misma hipocresía que esconde La Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL). Mercadona se vende como un fenómeno, como lo máximo respecto a calidad y la oferta. Un fenómeno a costa de meter miedo a sus trabajadores.  Y el Banco de Alimentos se vende como otro fenómeno, el fenómeno que pretende acabar con la pobreza y el hambre. Un fenómeno a costa de lavarle la cara a las empresas que explotan y castigan a los trabajadores, como por ejemplo, Mercadona.

Bien, entonces, ¿qué es lo que se esconde detrás de la FESBAL?

El primer banco de alimentos, el Banco de Santa María,  se fundó en 1967 en EEUU por un empresario llamado John Van Hengel. A día de hoy existe una red internacional llamada Global Food Banking Network que opera en los 5 continentes y funciona como cualquier gran empresa multinacional. En España el primer banco de alimentos fue fundado en 1987 por Jordi Peix i Massip, un empresario de obras públicas, ligado al partido de Jordi Pujol, Convergencia Democrática de Cataluña.

En España, tal y como lo definen ellos mismos en su página web (http://www.bancodealimentos.es), la FESBAL es una gran empresa, con una estructura jerárquica perfectamente definida. Tal y como detallan en su web, el grueso mayor de aportaciones en forma de alimentos que recibe la FEBAL, no es a través de las grandes campañas de recogida, como la de los pasados días 25 y 26, sino a través de las aportaciones continuas de empresas colaboradoras. Con estas empresas la FESBAL tiene una serie de acuerdos y convenios por los cuales éstas aportan una parte de su producción o excedentes. Colaboran todo tipo de empresas de la industria alimentaria, distribuidoras, empresas de logística, de construcción, además de distintos bancos. Nos encontramos desde el Bankia, BBVA, La Caixa, Repsol, T       elfónica, Eroski, Mercadona, Día, y así hasta un total de 3.000 empresas. (http://www.bancodealimentos.es/colaboradores)

Entonces, parte de lo que ganan estas empresas, lo reinvierten más tarde para combatir el hambre en España, ¡debemos alegrarnos!

Es lo que a primera vista nos viene a la cabeza. Pero nada más allá.

Primero de todo se trata de una cuestión de imagen. Las empresas, en particular bancos como el BBVA, petroleras como Repsol, o alimentarias como Mercadona, necesitan vender la imagen de que ayudan de manera desinteresada y que no les mueve el dinero. Pero esto es falso. Así es como consiguen mostrar una cara amable para hacer callar las críticas mientras explotan y hostigan a los trabajadores como Mercadona, mientras explotan y hostigan a las poblaciones indígenas en Amazonas como Repsol, o mientras roban hostigan y echan de sus casas a la gente en España como el BBVA, el Banco Santader o Bankia. Su objetivo es mostrar una cara amable a la gente asociándose con una empresa “solidaria” como el Banco de Alimentos, mientras hablan de que “combaten el hambre”.

Pero, y esta es la mayor de las razones, detrás de esa colaboración existe una razón de peso, una razón económica. Semanalmente las grandes empresas del mercado de la alimentación aportan parte de su producción a la FESBAL. Eso por una parte. Y por otra, lo que no logran vender en los supermercados, los excedentes, son igualmente entregados a la FESBAL. ¿Y para qué? Muy fácil. Cualquier donación que hagan las empresas desgrava un 35% en el impuesto de sociedades y esto es fiscalmente muy interesante para su bolsillo. Además, ya que no existe una planificación razonable para satisfacer las necesidades de alimentación y productos de primera necesidad de la población, sino que lo que manda es el mercado, máximo beneficio y elevar la producción para que el consumo crezca y con él las ventas, cantidad de productos se convierten en excedentes que no tienen espacio en un mercado ultrasaturado. Destruir esos excedentes, tiene un coste (lo que puede llegar a tirar un pequeño supermercado en los contenedores cada jornada es una parte irrisoria de la general), por lo que los supermercados se ahorran el dinero de destruirlos y además, los precios del mercado no caen por un exceso de productos en estanterías, en stock, almacenes, etc.

Vale, de acuerdo, pero los Bancos de Alimentos, aun así, realizan una actividad solidaria.

No podemos negar que en cada campaña de la FESBAL se recojan toneladas de alimentos. Pero como decimos, estas campañas sumadas a la entrega de particulares el resto del año, es una parte ínfima del grueso que mueve cada año la FESBAL. El grueso de las aportaciones es, como hemos dicho, de entidades privadas que lavan su cara y negocios a través de la FESBAL. Por lo tanto, esa gran solidaridad, no existe como tal. La solidaridad es una tapadera para los negocios de las grandes multinacionales. Es más, una cuestión importantísima en todo esto lo juega el mensaje que pretende darse a la población.

El Banco de Alimentos habla en sus campañas de regalar sueños, que en nuestras manos está el dar, pequeños esfuerzos, todos cabemos en este mundo, pequeños gestos que dan vida, sin alimentos no hay vida, el hambre sigue ahí etc. Este no es el mensaje de una organización solidaria, sino el mensaje de alguien que, primero de todo, pretende hacernos pasar por tontos y que, segundo, pretende perpetuar el mensaje de que siempre ha habido ricos y pobres, que el hambre es un mal común en nuestra sociedad y que ayudando a los “más necesitados”, como ellos les llaman, aportamos nuestro granito de arena  a la vez que limpiamos nuestra conciencia.

Todo esto chirría, ¿ no es este el discurso de la Iglesia más que el de una organización solidaria y activa? Por supuesto. Hablar del hambre como mal común, de los más necesitados, de ricos y pobres, del dar y recibir,  del pequeño esfuerzo etc., es el discurso de toda la vida de la iglesia. En una palabra, caridad. Caridad que no pone en entredicho el actual sistema capitalista y opresor, que perpetua la gran barrera existente entre ricos y pobres, entre explotadores y trabajadores, como algo que siempre ha existido. Caridad que le lava la cara al capitalismo, a las empresas que destruyen nuestra vida, vulneran nuestros derechos laborales, nos echan de nuestras casas o roban nuestros ahorros. Caridad que genera dependencia en las personas sin recursos y no pretende hacer crecer su conciencia frente a un sistema desigual. Nos quieren sumisos.

Bien, pero una cosa es la Iglesia, como institución en España, y otra cosa es la actividad del Banco de Alimentos. ¡No tienen nada que ver!

De nuevo nos equivocamos. No puede haber un discurso tan idéntico entre el mensaje de la FESBAL y la Iglesia sin que exista una unión; demasiadas casualidades. La FESBAL ha estado presidida prácticamente en su totalidad por supernumerarios del Opus Dei. (http://www.opus-info.org/index.php5?title=C%C3%B3mo_se_fabrica_un_numerario_y_supernumerario). El anterior presidente, José Antonio Busto Villa lo era, la mayoría de presidentes de los bancos a nivel provincial, lo son. En algunos lugares de la FESBAL se hace una pausa para rezar el Ángelus (minuto 5:00 https://www.youtube.com/watch?v=ncOSraksGM4). Son múltiples las referencias de cargos directivos y colaboradores de la FESBAL a las enseñanzas y el ideario del fundador del Opus Dei San Jose María Escriba de Balaguer; “Me llamo Vicente López-Alemany y soy Director general del Banco de Alimentos de Madrid, donde empecé a trabajar hace más de seis años gracias al espíritu de servicio que aprendí de las enseñanzas de San Josemaría; y a los buenos oficios de un amigo y profesor de la Escuela Naval Militar de Marín, que fue el primero que me habló de los Bancos de Alimentos”. Si bien pudiera parecer casualidad el que destacados miembros de la Prelatura personal de la Iglesia Católica ocupen cargos de responsabilidad en el Banco de Alimentos, esto no deja de resultar llamativo. Esta presencia llama más la atención si tenemos en cuenta que en las cúpulas de las grandes empresas financieras y de distribución que colaboran con este Banco de Alimentos, abundan también miembros de esta prelatura y que cuando esto es no así, una parte importante de sus cargos ejecutivos se han formado en la escuela de negocio del Opus Dei, la IESE.

La FESBAL no es más que un instrumento más para perpetuar la actual realidad de explotación del sistema capitalista. La iglesia necesita mantener su negocio de la caridad. Si no hay pobres, no hay caridad. Las empresas necesitan vender imagen y conseguir obtener beneficio económico hasta de sus propios atropellos al pueblo. Han conseguido mercantilizar hasta la pobreza, la precariedad y la exclusión.

¿Y qué hacemos? ¿Estamos atados de pies y manos? ¿Hay alternativas?

Por supuesto que siempre hay alternativas. La clase trabajadora siempre ha sido capaz de salir adelante generando sus propias herramientas para combatir los excesos del sistema capitalista y a quienes lo controlan. Lo importante es crear organizaciones que crezcan desde la base, desde el esfuerzo e iniciativa de los propios trabajadores, sin empresas que nos motiven, sin instituciones religiosas que se aprovechen de la explotación, sin intermediarios adinerados que desean dirigir nuestro propio descontento. Solo la clase trabajadora será la única que se ayude a sí misma.

Si los trabajadores creamos los sindicatos para atenuar las agresiones del sistema capitalista en nuestras vidas y luchar contra él, si fuimos capaces de generar respuestas frente al problema de la vivienda en movimientos de okupación, en plataformas contra los deshaucios, si históricamente nos hemos organizado en organizaciones políticas, de vecinos, de estudiantes, etc., la cuestión de la alimentación no es menos importante. No es solo una cuestión de “asistencialismo” como lo denominan algunos, sino que es una cuestión de solidaridad activa y toma de conciencia a través de cuestiones elementales en las que debemos ser protagonistas y no cederles ese protagonismo a empresas, instituciones privadas y demás.

No quieren que haya una resistencia activa frente a la crisis que ellos mismos han generado. Si no organizamos, se inquietan. Si les hacemos frente, se revuelven. No podemos dejar que con una mano nos den de comer y con otra nos den de palos.

¿Y el Hogar Social Madrid Ramiro Ledesma, es una alternativa?

No, por supuesto que no. No solo no es una alternativa, sino que es una iniciativa que parte de un puñado de fascistas. El fascismo actúa en contra de los propios trabajadores atrayéndolos mediante un discurso demagógico, apelando a nuestras necesidades y exigencias más candentes, en este caso el pan y la vivienda. El fascismo agita prejuicios entre los trabajadores por su condición sexual, o su procedencia. Imprimen un supuesto mensaje anticapitalista en su mensaje con consignas seductoras y palabrería e intentan impresionar a los trabajadores con la violencia de su discurso contra el poder: “no habrá paz para los malvados”, “mantenerse en pie en un mudo en ruinas”, “revuelta contra el mundo moderno”, etc. Se presentan bajo la máscara de únicos defensores de una supuesta nación ultrajada y apelan a un supuesto  sentimiento nacional herido con consignas como “defiende España, defiende a tu gente”, “culpables de ayudar a nuestra gente”, “los españoles primero”, etc.

Solo dan ayuda a españoles, a españoles que por su linaje, por su sangre, pueden demostrar que lo son. Su referente y quien da nombre a su proyecto, Ramiro Ledesma, fue un ideólogo fascista fundador de Falange Española y de las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional–Sindicalista), organización que apoyó el golpe militar de julio de 1936 y que se convertiría más tarde en el partido más importante de la dictadura fascista en España.

BANCO OBRERO SOLIDARIO DE ALIMENTOS

Facebook: Banco Obrero Solidario Alimentos Estatal

Twitter: @BANCOBRSOLIALIM

Blog: https://bancoobrerosolidarioalimentos.wordpress.com

Texto en PDF: gran-recogida-de-alimentos-2016-o-como-lavarle-la-cara-al-capitalismo

[BARCELONA] Presentación del BOSA y torneo de futbol

El pasado domingo tuvo lugar en el barrio de Horta la presentación del Banco Obrero Solidario de Alimentos, seguida de un torneo de futbol. El acto, enmarcado en las Jornadas de Lucha Social, logró reunir alrededor de 50 personas, gran parte de las cuales eran familias, trabajadores, estudiantes que forman parte del BOSA. Con la inscripción, que constaba de 2 kg de alimentos por jugador, conseguimos reunir 70 kg de comida que será repartido en las próximas semanas a las famílias.

Dar las gracias a todos los asistentes, y a todas las persones que dan lo máximo de sí para que este proyecto siga creciendo a pasos agigantados.

Contra su miseria, organización obrera!

Solo el pueblo salva al pueblo!

dsc_5799-copia-nefDSC_5782.jpgdsc_591514689882_10154202660939811_172615212_o.jpg14787662_10154202661624811_90385422_o.jpg

Nota de apoyo a las reivindicaciones en el #CIEdeAluche ¡#CIEsNO!

Ayer noche tuvo lugar una protesta en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche. En torno a cuarenta presos del centro subieron a la azotea de uno de los edificios, donde permanecieron toda la noche reclamando derechos, libertad y dignidad ante los mandos policiales, responsables del centro y autoridades políticas que se desplazaron al lugar. La reivindicación finalizó esta mañana sin heridos.

Desde el Banco Obrero Solidario de Alimentos expresar nuestro apoyo a los presos que sufren el trato inhumano propio de los CIEs, a los que se les niega las libertades más básicas y se les encierra y deporta por el exclusivo hecho de ser inmigrantes. Por que sea nativa o extranjera seguimos siendo la misma clase obrera y nuestro enemigo es uno y común, el capitalismo.

¡¡Abajo los muros de los CIEs!!

14711178_352096448464318_9221487502866323693_o.jpg